Cavas Reunidas

Descorchar una experiencia y degustar el éxito.

Industria

Bebestibles

Locación

Santiago de Chile

Productos contratados

Check-in, Mapa, Muro, B2B, Reportes, PDV

cavas-eugenio-otero
El Check-in me hizo aumentar un promedio de 1,5 horas de trabajo de reponedores dentro de las salas

Eugenio Otero Gerente Off Trade

Mientras la cultura del vino se expande en Chile, la misión por cautivar a los consumidores del retail se hace cada vez más desafiante.

El vino chileno se ha convertido en un producto insigne, no sólo porque está arraigado a las tradiciones más profundas de nuestro país, sino que también porque la industria ha sabido madurar a lo largo de los años, superando la barrera del bien de consumo para transformarse en una experiencia que invita a involucrarse de manera más íntima con sus procesos, técnicas y variedades.

Se trata de un brebaje que ha pasado a ser parte de nuestra imagen país, llegando a 1.900 millones personas en el mundo, y que ha posicionado a Chile como el cuarto exportador mundial. Y a pesar de que nadie es profeta en su tierra, el vino chileno gana cada vez más adeptos en nuestro territorio, lo que confirma un estudio de Euromonitor International, empresa experta en investigación de mercado, que señala que el consumo de vino registró en 2016 el mayor crecimiento en 14 años, superando los 257 millones de litros y los $850 millones en ventas, mientras que para el 2021 se espera sobrepasar los 322 millones de litros y los $1.280 millones.

El boom de la cultura del vino está lejos de terminar, y así lo asegura Eugenio Otero, Gerente Off Trade en Cavas Reunidas, quien señala que “Chile es un país de vino, y a la gente la gusta. Está bien visto tomarse un vino y saber un poco más al respecto. Cada vez hay más variedad; antes era cabernet sauvignon y merlot, ahora está lleno de nuevas cepas, y la gente las va reconociendo”.

Pero como reza el dicho, en la variedad está el gusto, y en esta industria es necesario identificar distintos tipos de consumidores, con tendencias específicas y en busca de productos muy diferentes. En este sentido, Otero explica que “la persona que va a comprar vino al supermercado es generalmente alguien que tiene claro lo que quiere, y sabe qué vino va a tomar. Si le ofreces degustaciones le va a encantar, pero al momento de tomar una decisión, no sé si se va a llevar lo que le ofrecemos. Incluso podría llevarse una botella por cumplir, y otras tres del vino que siempre toma”.

Sin embargo, cuando se trata de un público más conocedor, el enfoque del punto de venta cambia radicalmente, en donde no sólo se intenta satisfacer la simple demanda de un producto, sino que también la búsqueda de nuevos sabores y aromas; sensaciones que no encuentren en cualquier parte, que logren involucrar al cliente en una experiencia tan personalizada como rica en la transmisión de cultura. Incluso, la tendencia de grandes compañías apunta a fortalecer y potenciar la experiencia de los clientes como una manera de fidelización más profunda que cualquier promoción o descuento.

cavas-reunidas

Para el 2021 se espera un consumo de 322 millones de litros y ventas por $1.280 millones.

Un ejemplo concreto de esto son las noches de catas en las tiendas del Mundo del Vino, instancias en donde “la gente está dispuesta a invertir más, en distintos vinos. Viven la experiencia y se llevan algo, casi lo veo como una forma de pagar por esa experiencia”, cuenta Eugenio Otero. Esto, según él, se complementa con la mejor variedad de vinos que existe en Chile, y que se puede encontrar en las góndolas de sus tiendas. En estas instancias “tenemos especialistas, que te preguntan sobre tu experiencia y te logran ofrecer algo según tus gustos. Lo que estoy apuntando, también en las salas de supermercados, más que el empuje con degustaciones, es la presencia de gente experta. Tengo un sommelier en Kennedy y Costanera, que te va a hablar de las cualidades, y te va a guiar según lo que buscas. Esto es un poco más sofisticado, alguien que consiga interpretar al consumidor y que logre generar la venta. Es impresionante los resultados que me ha dado”.

Existe otro factor que entra en juego cuando se trata de generar un momento único, y es aquí donde los caminos de la estrategia comercial y los esfuerzos por generar una experiencia se cruzan.

Si bien es importante acompañar al cliente con expertos que nutran la cultura del vino, también es crucial ofrecer algo a quienes desean descubrir nuevas propuestas. En este sentido, Otero cuenta que “la gran gracia de las tiendas, es que va gente que quiere conocer y aprender más sobre vino. Hay muchas viñas chicas, y nosotros damos cabida a lo que llamamos “vino de autor”. Por ejemplo, el enólogo de Pérez Cruz, tiene su propio viñedo chiquitito, y hace su propio vino, o también el que salió el año pasado (2016) como el mejor vino de Chile se llama Gandolini, y le ganó a todos los vinos más reconocidos en su primer año. A eso es a lo que apuntamos en la tienda, es ahí donde está la diferencia. Ser más busquilla, tener algo que no está en todas partes”. Si bien transmitir una cultura es fundamental para Cavas Reunidas, el trabajo duro también lo es. El rol que juegan todos los actores que hacen posible que los productos se exhiban en las salas, es de una relevancia suprema. Aquí cada minuto trabajado cuenta cuando se trata de estar presentes y de llegar de la mejor forma a un cliente expuesto a una amplia oferta.

Cosechando en las góndolas

Las góndolas de los supermercados son lugares inmensamente competitivos. Es ahí donde concluye un importante esfuerzo comercial que busca la preferencia del cliente. Por eso, la figura de los reponedores resulta de una trascendencia vital, y su trabajo un aporte clave para la consecución de los objetivos. En ese sentido, Eugenio Otero, también ha entendido que no puede perder de vista esta pieza clave del engranaje, y es algo que no lograba tener 100% bajo control.

“La herramienta que ocupábamos para trabajar el B2B no me daba todo el control que necesitaba, ya que no me entregaba el minuto a minuto de lo que estaba pasando en las salas. Y agrega, “la gracia, y el porqué me cambié a InStoreView, es que me dan el control a través del GPS, y eso me hizo aumentar, de un mes a otro, un promedio de 1 hora y media más de trabajo de reponedores dentro de la sala. Y más allá de subir la cantidad de visitas, porque también se logró, es ver sus rutas, las salas que les tengo asignadas y corroborar que las están haciendo. Esa es la ventaja y la diferenciación que existe entre InStoreView y la competencia; es el punto de venta y el control. Así se funciona hoy con la herramienta que ustedes me han dado, y no se imaginan lo bueno que ha sido”.

La cosecha del éxito no es casual. Al igual que un buen vino, la madurez de los años ha permitido el reconocimiento de un púbico exigente que ha encontrado un espacio para degustar una cultura llena de matices, sabores y aromas. ¿La clave? La búsqueda de la experiencia, y el encuentro permanente del público con productos de altísima calidad, que día a día pueden descubrir en góndolas de todo Chile, siempre dispuestos para seguir descorchando buenos momentos.

Cuando se trata de trabajo duro, no hay límites, y para gestionar de manera mucho más eficiente tus puntos de venta, tampoco. Contáctanos aquí y te contaremos mucho más sobre InStoreView y su funcionalidad de Check-in/out, la cual te ayudará a potenciar el trabajo de tu equipo en terreno al igual que Eugenio Otero, Gerente Off Trade en Cavas Reunidas.

Conversemos de cómo InStoreView
te ayuda a optimizar tu tiempo