InStoreView Blog InStoreView Blog

Tres escenarios de la "nueva normalidad" preocupan a los supermercados


Noticias y Tendencias

A medida que se vislumbra el final de la crisis sanitaria producida por el COVID-19, se hace más visible el enorme impacto que produjo la pandemia en el sector.

El próximo jueves 16 se cumplen cuatro meses del inicio de la Fase 4 de la pandemia del Coronavirus en Chile, mismo tiempo en que gran parte de los ciudadanos se ha visto confinado en sus hogares con la finalidad de evitar el colapso de los centros de salud del país.

Con más de 300 mil contagiados y casi 7 mil decesos hasta la fecha, el Ministerio de Salud ya está dando las primeras señales de lo que sería la “nueva normalidad”. El desconfinamiento de las regiones de Aysén y Los Ríos, que comenzará este lunes, revela las pautas que podrían adoptar el resto de las regiones a medida que se vaya superando la crisis sanitaria. 

Sin embargo, a medida que se acerca el final de esta emergencia, se hace aún más visible el profundo impacto que ocasionó el COVID-19 en el mundo, no sólo a nivel sanitario, sino también en la economía y la manera en que las personas se están relacionando; lo que acrecienta las interrogantes sobre cómo se irá desarrollando esta “nueva normalidad” y qué diferencias tendrá con la “antigua”.

Pese a que la industria de los supermercados se posicionó como protagonista en esta pandemia, debido a su rol como centro de abastecimiento de la población y, por ende, siendo uno de los pocos sectores que se mantuvo operativo en los últimos cuatro meses, lo cierto es que, pese a la positiva evaluación que ha tenido por parte de los consumidores, no puede dormirse en los laureles.

 

Mayor énfasis al canal online

Sin lugar a dudas, el canal online también adquirió una gran preponderancia en los últimos cuatro meses, debido a las medidas dictadas por las autoridades, en las que se restringían las salidas de los consumidores a solo dos veces por semana, en el caso de que necesitaran ir al supermercado. De hecho, la pandemia aceleró una tendencia que venía desarrollándose lentamente en los últimos años, que era el crecimiento de las ventas por internet.

De acuerdo a un sondeo de Beetrack, compañía de tecnología asociada a los servicios de última milla, el día en que el Gobierno anunció la cuarentena total en toda la provincia de Santiago (13 de mayo) se registró un crecimiento entre un 646% hasta un 1.131% en las compras online de supermercados en las diversas comunas, tendencia que se repite cada vez que se produce un nuevo anuncio.

En ese sentido, el comercio electrónico de Walmart se disparó un 74% en el primer trimestre, y gran parte de eso fue originado por la venta de comestibles. Este comportamiento se replicó en gran parte de los países afectados por la pandemia.

Según un informe de Bain & Co, las ventas online de comestibles representaron el 5,1% de las transacciones totales a fines del 2019 en Estados Unidos, pero esa cifra se disparó a 6,6% en abril de este año, debido al Coronavirus. El estudio reveló además que el aumento también se produjo en lugares como el Reino Unido, Francia e Italia.

Los cambios que la cuarentena ha causado en los shoppers también ha mostrado las falencias de una industria que, debido a su naturaleza, ha sido uno de los pilares de la subsistencia de la población en los últimos meses.

Al producirse un cambio en la dinámica entre el canal moderno y los compradores, quedaron al descubierto ciertas disonancias que en la antigua normalidad no tenían mayor importancia para la entrega de un buen servicio, pero que a raíz de la nueva situación, cobran una especial relevancia. Estos puntos son los que, de acuerdo a Bain & Co., deben resolverse a la brevedad posible, considerando además la posibilidad de un rebrote de contagios.

“En cierto sentido, es una llamada de atención”, dijo uno de los autores del reporte, Steve Caine a CNBC. “No se puede ejecutar con pérdidas. No se puede ignorar la ecuación económica fundamental por más tiempo. Debes comenzar a experimentar, particularmente con el modelo de ingresos, para llegar a un camino hacia la sostenibilidad”, afirmó.

 

Tres posibles escenarios de “nueva normalidad”

Los expertos de Bain & Co. concluyeron en su reporte que podrían generarse tres posibles escenarios en el retorno a la “nueva normalidad”, los que podrían estar determinados por el rumbo que siga la pandemia.

En la proyección más negativa, si se produce un rebrote tras el fin de la cuarentena, en la que retornan los confinamientos a la ciudadanía y con una vacuna que estaría disponible recién en 2021, es probable que los consumidores sigan privilegiando las compras de sus comestibles en línea, por lo que se hace urgente que las empresas resuelvan los problemas logísticos planteados durante esta contingencia.

En ese supuesto, se cree que la venta de comestibles online aumentaría en un 14% en el Reino Unido, un 13% en Francia y un 11% en Estados Unidos, manteniéndose en los próximos cinco años, significando un 1,5% más que las proyecciones realizadas antes del COVID-19.

En un pronóstico intermedio, en donde los países salen del confinamiento en condiciones más estables y con una vacuna desarrollada entre 12 a 14 meses, se estima que la venta de comestibles online tendría un crecimiento elevado, pero no a los niveles del anterior. Además, esa perspectiva contempla que los supermercados se mantienen al día con la demanda y mejoran la experiencia del cliente.

Finalmente, en el escenario mas positivo para el canal moderno, en el que el virus estaría bajo control, las restricciones desaparecían de manera rápida y con una vacuna en un período inferior a los 12 meses, Bain señaló que los compradores volverían a privilegiar hacer sus compras de forma presencial, pero podrían tener dificultad en encontrar ciertos comestibles.

El informe cierra aconsejando a la industria de supermercados a que se deshagan de su temor a los honorarios, que adopten la automatización y que así, busquen aumentar sus ganancias de nuevas maneras. En esa línea, parte de las soluciones son invertir en grandes centros de abastecimiento automatizados, la implementación de máquinas expendedoras como mini centros de abastecimiento en supermercados, y convertir los locales menos rentables en “dark stores”.



Isabel Arrieta 10 de julio, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario