InStoreView Blog InStoreView Blog

Tendencias 2020: La poderosa alianza entre el Big Data y el Retail


Noticias y Tendencias

Los datos han ganado relevancia en el último tiempo, al perfeccionar el conocimiento sobre la conducta de los consumidores. ¿Qué desafíos trae el poder de la información para este 2020?

Es uno de los conceptos de moda, pero hay una tremenda confusión respecto a qué consiste y las ventajas que posee para la industria del retail. El Big Data es visto por las empresas como una herramienta para potenciar su negocio, debido a las posibilidades que ofrece para mejorar la experiencia del cliente, ya que permite entender su perfil, sus preferencias y percepciones sobre la marca.

En el seminario “Big Data, Analytics e Inteligencia Artificial” de InStoreView, Ramón Heredia, autor de los libros "La Revolución Digital y el Futuro de los Servicios Financieros" y "Ecosistemas Digitales, destacó en su ponencia el rol que cumplen los datos en el mundo actual, calificándolos como “el petróleo del siglo XXI”.

Y de hecho, la tendencia indica que en los próximos años, los datos adquirirán mayor relevancia todavía. Un informe de International Data Corporation (IDC) predice que el almacenamiento de datos del mundo crecerá a 175 zettabytes para el 2025 (175.000 millones de terabytes), lo que implica un aumento del 61% desde el 2018.

La importancia que está adquiriendo el Big Data plantea una serie de desafíos para las empresas, en relación a la modernización que les exige y la forma en que estos pueden ser utilizados para ir mejorando su gestión hacia el cliente.

 

Los beneficios del uso de datos

No cabe duda que mientras más información se tenga respecto a las necesidades y deseos de los shoppers, las compañías podrán ofrecer una mejor experiencia al cliente.

Un ejemplo de ello es lo que implementó Starbucks en el 2016, cuando comenzó a utilizar la inteligencia artificial para enviar ofertas personalizadas a sus clientes por correo electrónico. La compañía aprovechó la información que se entrega a través de la tarjeta de fidelización y su app, para recopilar y analizar los datos de sus consumidores, que incluyen dónde y cuándo se realizan las compras.

En ese sentido, la consultora Axis Communications reveló cinco razones por las cuales la utilización del Big Data por parte del retail podría traer grandes beneficios:

Optimización del producto: el control de stock de los productos disponibles en una tienda es una de las grandes preocupaciones para quienes venden sus productos en el retail. En ese sentido, gracias a herramientas de gestión de datos, se puede clasificar los productos en distintas categorías, siguiendo parámetros como las ganancias que reportan o el volumen de ventas.

Fidelización: otra de las ventajas que entrega el Big Data es que permite realizar análisis del comportamiento de los shoppers, mostrando la diferencia entre los compradores habituales de los ocasionales, lo que facilita la generación de estrategias de fidelización.

Predictor de tendencias: analizar la canasta de compra a través del Big Data es clave para detectar tendencias respecto al consumo de productos, conocer los hábitos de los shoppers en relación a la estacionalidad, género, entre otros, lo que permite generar mejores estrategias comerciales en base al comportamiento de los clientes.

Mejorar la competitividad: con los datos, las empresas pueden analizar la actividad comercial por zona y productos con mayor demanda, lo que facilita las estrategias de ofertas especiales para las “zonas calientes”, lo que incrementa el número de ventas, además de mejorar la relación con los consumidores, al ofrecerles los productos que más necesitan.

Análisis de la competencia: gracias al Big Data, las marcas pueden estudiar las actividades de los competidores e implementar una estrategia que los lleve a marcar la diferencia, generando una posición de liderazgo en su sector.

En un reciente webinar, el consultor Claudio Gelmi profundizó en la forma en que el comercio minorista puede aprovechar el Big Data a través del Data Science, mostrando ejemplos sobre como la ciencia de los datos es un aliado en la generación de información y toma de decisiones.

Sin embargo, la importancia que ha tomado la información para el retail, les entrega una enorme responsabilidad con sus clientes, quienes han reflexionado sobre el valor que tienen sus datos.

 

Un gran poder conlleva una gran… seguridad

En el último tiempo, los shoppers están mostrando una mayor preocupación por la manera en que el retail ocupa sus datos. De acuerdo al “Consumer Loss Barometer” de la consultora KPMG, el 71% está más inquieto por el uso indebido de su información personal por parte del comercio minorista que por los datos que podría obtener un hacker (68%), lo que evidencia la falta de confianza que tienen en las compañías.

De acuerdo a este informe, los consumidores son cada vez más conscientes del valor que poseen sus datos, por lo que el 85% quiere que las firmas protejan su información sin tener que solicitarlo, mientras que el 77% de ellos se muestra contrario a la comercialización de su data.

Por lo mismo, la KPMG recomienda a las compañías explicar a sus clientes por qué se le piden ciertos datos y de qué forma se le va a proteger. Además, les sugiere que deberían transparentar si se van a vender o compartir fuera de la empresa, y en el caso de que esto ocurriera, recompensar a quienes deciden compartir su información.

Esta preocupación y desconfianza de los clientes no son infundadas, porque aunque las empresas hacen grandes esfuerzos por incentivar a los consumidores a entregar sus datos, en realidad, solo el 53% se preocupa por los riesgos de seguridad informática y privacidad en el comienzo de sus planificaciones de estrategia digital, alertó hace dos años el estudio “Digital Trust Insights” de PWC.

Afortunadamente, en el último tiempo las empresas le han tomado el peso a este tema, preocupándose por tener mayor control, transparencia y trazabilidad de los datos de sus clientes. De acuerdo a la consultora Gartner, solo el 10% de las empresas consideraban la seguridad y privacidad de los datos de sus clientes como su principal preocupación en el 2018, pero se estima que para el 2020 la cifra se dispare hasta el 70%.

Estas cifras reflejan que una de las grandes tendencias para el Big Data en este año tiene relación con la ciberseguridad, porque al tener clientes más empoderados respecto al valor que tienen sus datos para la industria, basta solo un hackeo para perder su confianza, repercutiendo en la imagen de la marca, y por ende, en las ventas.

 


Isabel Arrieta 3 de enero, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario