InStoreView Blog InStoreView Blog

¿Qué esperan los peruanos de la “Nueva Normalidad”?


Business Intelligence

A medida que avanzan las medidas de desconfinamiento, crecen las interrogantes de la industria sobre lo que este retorno implica para los consumidores.

Aunque Perú es el segundo país con más casos de COVID-19 en América Latina con 334 mil personas contagiadas, siendo solo superado por Brasil; esta semana el Gobierno difundió el protocolo de bioseguridad para que los restaurantes puedan abrir sus puertas el próximo lunes 20, además de reanudarse los vuelos al interior del país en las regiones donde se ha levantado la cuarentena, como también los viajes terrestres interprovinciales.

Frente a estas medidas, que dan cuenta del retorno a una “nueva normalidad”, los expertos sanitarios temen un rebrote debido a la mayor presencia de personas en las calles, a pesar de que la Presidencia decretó el uso obligatorio de caretas faciales y mascarillas para quienes utilicen el transporte público.

Por otro lado, tras el extenso confinamiento que ha vivido el país debido a la emergencia sanitaria del Coronavirus, surgen interrogantes sobre cómo reaccionará la ciudadanía frente a esta “nueva normalidad” y de qué forma, los hábitos de consumo adoptados durante la cuarentena, van a influir en este regreso a la vida fuera del hogar.

No queda lugar a dudas que el gasto de los hogares peruanos ha sufrido una profunda transformación debido a las medidas de confinamiento dictadas por el gobierno de Martín Vizcarra. En ese sentido, uno de los principales cambios que se pudo observar es que los consumidores están comprando un 66% más de unidades de producto por cada vez que asisten a un punto de venta.

Esta cifra se explicaría además porque se han reducido las visitas a los locales físicos con la finalidad de disminuir el riesgo de contagio, señala un estudio de Kantar.

Igualmente, la investigación de la consultora refirió que en las primeras semanas de cuarentena, las personas se dedicaron a las compras esenciales de productos como abarrotes, pero ya durante el mes de abril, las compras se orientaron por la practicidad a la hora de preparar alimentos.

“Se elevó la compra de ingredientes para postres, como harinas, cocoas y margarinas, con el objetivo de complacer los deseos de las familias”, comentó Francisco Luna, Country Manager de la división Worldpanel de Kantar Perú.

 

Los dos extremos tras la pandemia

Un estudio global realizado por Accenture ratificó lo planteado por Kantar en su reporte, señalando que los consumidores han pasado por tres etapas durante esta cuarentena. La primera fase estuvo marcada por la confusión y las compras de pánico, que llevaron a la adquisición de productos de forma desmedida, como el papel higiénico.

Luego, a medida que avanzaba el tiempo en confinamiento, los consumidores comenzaron a gastar de manera más racional y ajustaron sus gastos a lo estrictamente necesario para vivir en el encierro. Sin embargo, el sondeo de Accenture realizado entre marzo y junio en más de 20 países, muestra cómo es el consumidor en esta tercera etapa, debido a la flexibilización de las cuarentenas en gran parte del mundo.

De acuerdo a la investigación, el 20% de las personas declaró estar preocupada y se resiste a volver a la vida antes de la pandemia, por lo que es probable que continúen con las restricciones a pesar de lo que determinen los gobiernos. En el otro extremo, un 32% de los encuestados (en su mayoría, personas sobre los 56 años) lo único que quiere es recuperar su vida normal.

En total, un 80% de los encuestados manifestó la intención de un retorno paulatino a la normalidad. “Regresar a la normalidad se refiere a la libertad de movimiento. Es poder ir al cine, no tener que estar desinfectando todo, poder agarrar los productos del supermercado o abrazar al miedo. Es que nadie le diga que no puede salir a la calle”, explicó a Gestión Ignacio Iglesias, CEO de Accenture Perú.

 

¿Qué desafíos trae a las empresas?

De acuerdo a esta investigación, el consumidor actualmente está enfocado en tres cosas: su salud, la de su familia y amigos, y su estabilidad económica. Por ende, el gran desafío que enfrentan las empresas para conquistar a este nuevo consumidor, es poder garantizar la seguridad de sus clientes.

Otro punto a considerar es que existe una alta intención de continuar con las compras en el canal online, de hecho, un 67% de las personas declaró que va a seguir utilizando esta vía. Lo cierto es que en 15 países donde se ha levantado la cuarentena, la visita a tiendas no esenciales ha caído en un 30% a pesar de que ya han pasado casi dos meses de levantadas las restricciones.

“Eso también hace que la frecuencia de compra online se mantenga más tiempo, pues la posibilidad de ir a un lugar todavía no es segura”, sostuvo Iglesias.

Por otro lado, un estudio realizado por Neo Consulting enfocado en ciudadanos de Lima y Callao, señaló que la garantía de salubridad, calidad de producto y cercanía del punto de venta fueron más relevantes que el precio en su decisión de compra.

“Estos factores deben estar incluidos en la oferta de cada supermercado, bodega o minimarket porque es lo que las personas buscan lo que les garantice salubridad, calidad y cuidado en este momento”, dijo Daniel Falcón, fundador y director de Neo Consulting.

Asimismo, el ejecutivo cree que estos factores seguirán teniendo relevancia hasta octubre, por lo menos, debido a que recién en esos meses la gente podría sentirse más confiada para dejar el confinamiento y asistir a los centros comerciales y supermercados.



Isabel Arrieta 17 de julio, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario