InStoreView Blog InStoreView Blog

Marcas blancas y privadas se consolidan en América Latina


Noticias y Tendencias

El boom por estos productos puede ser de gran ayuda para las empresas, al abrir oportunidades de una mayor participación y relevancia en el mercado. 

El alza de los precios en alimentos, energía y otros productos, a lo que se suma la crisis de la cadena de suministro y la guerra en Ucrania, provocaron una inflación mundial a niveles superiores a los proyectados por los expertos. 

En el caso de América Latina, según información del Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación promedio será de un 11,2% este año y se estima que alcanzará un 7,1% el 2023, siendo los productos de uso cotidiano los que experimenten el mayor alza en sus precios. 

Por otro lado, este aumento en el costo de la vida tuvo como consecuencia la caída de los salarios reales, disminuyendo el poder adquisitivo de los consumidores de la región, lo que llevó a que buscaran distintas fórmulas para mitigar el impacto en su presupuesto

En esa línea, las marcas blancas y privadas se están posicionando como una alternativa más que válida para los shoppers latinoamericanos, ya que les permite comprar productos de buena calidad a un precio conveniente para su bolsillo. 

En este escenario, es relevante que la industria minorista comprenda las repercusiones que puede tener el desarrollo de esta tendencia, con el propósito de definir estrategias para detectar y aprovechar las oportunidades.

 

Un mercado en expansión

Si bien la irrupción de marcas blancas y privadas ha sido más lenta en la región respecto al mercado norteamericano, europeo y asiático, el impacto del Covid-19 en las economías ha provocado un aumento en su popularidad, debido a los cambios en los comportamientos de consumo. 

De acuerdo al estudio “Marcas blancas y privadas: Consideraciones para capturar nuevas oportunidades en América Latina” de la consultora Ey Parthenon, el boom por estos productos puede ser una gran alternativa para las empresas que trabajan en retail, al abrir sus posibilidades de una mayor participación y relevancia en el mercado. 

El informe asegura que, a nivel mundial, este tipo de marcas tienen una alta participación en categorías como pañuelos e higiene (14%), alimentos básicos (14%) y lácteos y alternativas (13%), mientras que en América Latina, las categorías con mayor predominancia son pañuelos e higiene (5%), cuidado del hogar (5%) y alimentos básicos (4%). 

“En Latinoamérica, la inflación continuará siendo un factor relevante para los consumidores, quienes están adoptando nuevos hábitos y están tomando en cuenta otros factores de compra en categorías de consumo que habían permanecido estables. Estamos viviendo en una etapa donde los fabricantes y retailers deben explorar nuevas oportunidades de crecimiento al actualizar su propuesta de valor, su portafolio de productos y marcas, y su posicionamiento con los consumidores”, explicó Ángel Estrada, Socio de EY Parthenon para EY Latinoamérica Norte.

La investigación señala además que, entre los factores que explicarían el aumento en el consumo de las marcas blancas y privadas están el crecimiento de los hard discounters, una mayor disposición por parte de los shoppers a probar nuevas alternativas, y una visión más positiva de este tipo de productos, siendo percibidos como “de gran calidad y buen precio”, aumentando su predisposición a la compra. 

La consultora destaca que los beneficios de estas marcas no son solo para los clientes finales, sino que también alcanzan a los retailers y proveedores. En el caso de las cadenas, algunas de sus ventajas son la posibilidad de incrementar los márgenes, aumentar la lealtad al punto de venta y hacer nuevos lanzamientos sin arriesgar mucha inversión. Por el lado de los fabricantes, las marcas propias ayudan al aprovechamiento de la economía de escala, fortalece la relación con las cadenas y permite sentar las bases para una mejor negociación de la posición en el anaquel (góndola), entre otros. 

 

A la conquista de nuevas categorías

Es muy probable que en el corto plazo, las marcas blancas y privadas sigan predominando en las preferencias de los latinoamericanos, debido a que el aumento de su consumo es directamente proporcional al alza en el costo de la vida. 

Por lo mismo, una de las grandes dudas que surgen es ¿se seguirá comprando estos productos cuando disminuya la inflación? La respuesta está en las estrategias que utilizarán las empresas para consolidar su presencia en las cestas de compra y la manera en que se adaptarán a las necesidades de los consumidores

Al respecto, el mercado norteamericano puede ser un indicador fiable respecto al rumbo que podría tomar en el futuro la industria latinoamericana de marcas blancas y privadas. El sitio especializado Winsight Grocery Business visitó hace una semana la “Private Label Trade Show” en Chicago y observó las siguientes tendencias en comestibles: 

  1. Alimentos plant-based: los veganos y vegetarianos se están convirtiendo en un segmento importante en Estados Unidos, y por lo mismo, las empresas están desarrollando productos de marcas blancas o privadas orientados a sus demandas, tales como leches a base de plantas, queso crema sin lácteos, fiambres sin proteína animal, entre otros. 

  2. Fideos (Pastas): fue uno de los alimentos más populares durante la pandemia, estimándose que su consumo mundial aumentó en más de 1 millón de toneladas en ese periodo, al ser un alimento de rápida y sencilla preparación, además de tener una larga vida útil y fácil almacenamiento. En la búsqueda de nuevos compradores, las compañías están desarrollando nuevas variedades para las marcas blancas o privadas, como fideos (pastas) sin gluten, veganos, para niños y bebés, entre otros. 

  3. Vinos y licores: la tendencia del vino de marca privada o blanca se ha ido consolidando en el mercado norteamericano en los últimos años, con Aldi y Costco a la vanguardia. De acuerdo a expertos de la industria, el éxito en esta categoría radicaría en la capacidad de encontrar vinos de calidad que pueden comercializar usando una marca privada, ganándose la confianza de los consumidores. Entre los productos que destacaron en la feria se encuentran un vino español envejecido en barrica de roble; vino reserva chileno monodosis en lata; y vino natural sin sulfitos añadidos. 


Isabel Arrieta 25 de noviembre, 2022

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario