InStoreView Blog InStoreView Blog

Los posibles escenarios para la industria de supermercados tras el COVID-19


Noticias y Tendencias

El sector aún tiene dudas respecto a si los nuevos hábitos de los consumidores se harán permanentes tras el fin de la emergencia sanitaria por el Coronavirus.

Por segunda semana consecutiva, el Gran Santiago estará bajo el régimen de cuarentena total, poniendo a la capital de Chile en una gran pausa, con el propósito de frenar los contagios de coronavirus, y así evitar el colapso de los sistemas de salud. Y aunque esta medida obedece a la preocupación de la autoridad por preservar la vida de los ciudadanos, lo cierto es que estas normativas han provocado grandes cambios en los hábitos de consumo, ya que la gente busca salir lo menos posible de sus hogares.

A esa adaptación de los consumidores a esta “nueva normalidad” se suma el toque de queda y el cierre de las tiendas físicas, lo que ha llevado a que las personas estén prefiriendo el canal digital por sobre el canal moderno, como una forma de poder seguir abasteciéndose a pesar de la crisis.

Sin embargo, en el caso de los supermercados, la situación es totalmente distinta, al ser un servicio esencial para las personas, además de tener sus canales digitales en funcionamiento, por lo que tras la llegada del COVID-19 se han posicionado como uno de las industrias con mayor demanda.

La prueba más fehaciente del éxito que ha tenido el sector durante la contingencia fue que los ingresos de Walmart durante el primer trimestre crecieron un 10,5% gracias al impulso de su facturación online, que se disparó en un 74%, situándolo como uno de los ganadores en medio del complejo panorama que ha significado esta pandemia.

“Las ventas netas y el resultado operativo se vieron afectados significativamente por el brote de Covid-19”, señaló la multinacional en un comunicado, detallando que “la demanda sin precedentes de productos de distintas categorías impulsaron los resultados”.

Sin embargo, pese a estas positivas cifras, la compañía norteamericana con presencia en Chile indicó que el panorama es complejo, por lo que sacó de su informe las perspectivas para este año. La decisión “refleja una incertidumbre significativa entorno de varias variables externas clave y su impacto potencial en nuestro negocio y la economía global”, declaró Brent Biggs, director financiero de Walmart.

Por otro lado, de acuerdo a un informe realizado por Beetrack, compañía de tecnología asociada a servicios de última milla, el área de supermercados comenzó con un aumento sostenido de las ventas en sus plataformas online a partir del 16 de marzo, alcanzando un crecimiento promedio de un 168%, con un peak de un 184% en la semana del 6 de abril, que corresponde a Semana Santa.

“La venta online se transformó en un canal no solo preferido, sino que también sumamente necesario para los consumidores desde los primeros días de emergencia sanitaria, en que debieron comenzar a restringir las salidas de sus casas. Los productos de primera necesidad fueron entonces la prioridad principal y, en este contexto se observó el arribo de nuevos usuarios a estas plataformas, como adultos mayores, que han recurrido a ellas para evitar exponerse a focos de contagio y que se han ido acostumbrando a su uso”, explicó Sebastián Ojeda, CEO de Beetrack.

 

El escenario post pandemia

Frente a las dudas que surgen sobre el futuro de la industria tras la pandemia, la consultora Deloitte entregó una serie de proyecciones al sector de alimentos y abarrotes, que podrían ayudarles a enfrentar de mejor manera los retos que ha planteado esta emergencia sanitaria:

Clientes online son cada vez mayores: el impacto del virus en las personas mayores de 50 años ha llevado a que más adultos mayores se atrevan a realizar la compra de sus provisiones en el canal online. Este cambio en el comportamiento podría perdurar tras la pandemia, a medida que se vayan adaptando a esta forma de consumir.

Innovación en la cadena de suministro: la creciente popularidad de las compras online, sumado al desabastecimiento y los problemas logísticos que han presentado algunas cadenas en los despachos a domicilio, ha creado un ambiente propicio para que irrumpan nuevos participantes en el sector. Además, las cadenas de suministro deberán adaptarse a este nuevo escenario tras la pandemia.

Nuevos trabajadores “esenciales”: garantizar la seguridad y continuidad de la cadena de suministro durante esta crisis sanitaria ha hecho nacer una nueva clase de trabajadores “esenciales” para la industria. Desde los asociados al punto de venta hasta conductores de camiones, la fuerza laboral del sector está en primera línea. Por lo mismo, la seguridad de la supply chain, la relación con los proveedores y la administración de la fuerza laboral se han vuelto aún más críticos.

Cambios sostenidos de categoría: durante la epidemia del SARS en China, la salud y la higiene se convirtieron en un hábito que perduró hasta 24 meses después, por lo que se estima que algo similar podría ocurrir con el COVID-19. En ese período hubo una demanda sostenida en categorías como yogurt, vitaminas, desinfectantes, artículos de cuidado personal y desinfectantes. En ese sentido, la combinación de la gran cantidad de datos que obtienen los minoristas con el modelo predictivo, puede ayudar en la toma de decisiones durante esta crisis.

Mayor relevancia de los adultos mayores: tal como se mencionó en el primer punto, la población mayor de 60 años adquirirá mayor importancia para la industria tras esta crisis. Por ejemplo, el hecho de habilitar horarios especiales para los adultos mayores, unido a una presencia más masiva en la plataforma digital, llevará a las empresas a destinar campañas y recursos especialmente dirigidas a este segmento. Por otro lado, esta contingencia también sirvió para que las compañías reformulen sus protocolos en tiempos de crisis.

Capital social y lealtad a través de las redes sociales: a medida que el miedo se va propagando entre los consumidores, las redes sociales se han convertido en un poderoso instrumento para comunicarse con las personas y entregarles tranquilidad en medio de la incertidumbre. En ese sentido, la sensibilidad que muestren las empresas durante este período puede tener efectos duraderos en la lealtad de los clientes. Por otro lado, tras la pandemia, las compañías de alimentos pueden analizar cómo aprovechar aún más el potencial de las redes sociales tras la experiencia adquirida en la pandemia.

 


Isabel Arrieta 22 de mayo, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario