InStoreView Blog InStoreView Blog

La nueva y prometedora frontera del retail mexicano


Noticias y Tendencias

Las ventas en línea siguen en alto y espacios como las redes sociales, videojuegos online o servicios streaming sirven como puente de conexión entre las grandes cadenas y el shopper para consumar las compras por internet.  

Fueron tantos los cambios que trajo la pandemia en la industria del retail y el e-commerce, que la mayoría no sabe por dónde empezar a analizar. Y si toca elegir un llamativo ejemplo en México, salta a la vista la acelerada adaptación a un sistema por el cual no existía mucho interés.

Es que, al igual que en otros países, el comercio online no había sido fácil para México. ¿Las razones? Hay quienes culpan a una infraestructura insuficiente y la renuncia o incapacidad de los consumidores a atreverse con los bancos y medios electrónicos.

Es más, la realidad mexicana dice que menos de la mitad de los adultos tienen tarjetas bancarias y, antes de la pandemia, menos del 5% de las ventas minoristas se realizaban en línea, es decir, un tercio del promedio mundial. Lo anterior dejó fuera a México del auge online de Europa, China y Estados Unidos. 

Sin embargo, la pandemia dio el empujón para que los shoppers saltaran a la web de una vez por todas, pues al inicio de la crisis sanitaria las compañías mexicanas respondieron sobre la marcha, lo que provocó un aumento de 54% en las ventas en línea,  acelerando el ecosistema.

“He visto una evolución” con la gente que deja de lado sus temores sobre el comercio electrónico, dijo Erika Díaz, vicepresidenta de servicios especiales y marketing en línea para la división de Home Depot en México.

 

Apostar en grande

Frente a ese incremento y la agudización en las restricciones, las tiendas debieron idear nuevas estrategias de venta para no morir producto de la crisis sanitaria. Dicho transitar no fue fácil, ya que al inicio de la pandemia las ventas de tiendas con más de un año de operación tuvieron una baja del 24,5% respecto al mismo mes de 2019. 

De acuerdo a lo informado por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), dicha tendencia se mantuvo hasta septiembre y recién en octubre empezó a decrecer.

De esta manera, el retail y las Pymes entraron de lleno al área del e-commerce y trabajan en establecer alianzas para fortalecer sus canales digitales, que han sido la solución para mantenerse vigentes según explicó Erick Calvillo, socio de Deliotte,.

Respecto a los canales digitales y cómo sacarles provecho, el experto de Deloitte recomendó que cada empresa evalúe las estrategias para determinar qué es necesario en la tarea de llegar al público y, de paso, considerar el talento especializado en temas tecnológicos.

 

Videojuegos: un nuevo mercado

La revolución digital ya es una realidad en gran parte del mundo y la omnicanalidad, como estrategia base, impera en diferentes latitudes. Sí, porque debido al coronavirus la relación entre el cliente y el retail se volvió más estrecha pese al distanciamiento social.

Es así como diversas cadenas han aprovechado al máximo los distintos canales de comunicación  con chats, SMS y WhatsApp, ya sea para ofrecer un producto o servicio, distribuir promociones y fidelizar clientes, atender quejas o sugerencias, resolver dudas o incluso cobrar a clientes morosos.

Cassio Bobsin, CEO de Zenvia, cree que “la inteligencia combinada con la tecnología tiene el poder de hacer del mundo un lugar más simple”, según declaró a Forbes

Y, tal parece, que dicho mensaje hace eco en Estados Unidos, donde están claros que el e-commerce es el presente y futuro. De hecho, los norteamericanos saben dónde están los consumidores y dirigen sus estrategias a esos puntos. Prueba de aquello es que muchas empresas han migrado su presupuesto de publicidad a los canales online.

¿Y dónde están? En el portal América Retail sostienen que se encuentran en medios de comunicación, redes sociales, gaming y Connected TV y OTT.

Los videojuegos son la frontera de la publicidad. En el presente, hay 2,4 billones de personas en el mundo que juegan al mes. Dicha cifra es altísima, casi comparable con el volumen de usuarios en redes sociales, que alcanzan casi los 3 billones.

En Estados Unidos, por ejemplo, el 59% de los ciudadanos juegan videojuegos y, de aquella cifra, el 81% de los adultos tiene entre 18 y 29 años. Por lo demás, entre el 57.75% y el 36% de los americanos son compradores en línea.

Y si a esto se le considera el auge que han tenido los e-sports, con 500 millones de jugadores en el mundo, y el gaming en celulares, que reúne a 2,3 mil millones a nivel global, el camino elegido por los norteamericanos ha sido el correcto.

Por ello sus estrategias de marketing ya están insertas y, a veces pasan inadvertidas. ¿Un ejemplo? “Uno de los formatos más efectivos es el Video con Recompensa, que es bien recibido por los usuarios pues les permite avanzar en su juego y lo ven como parte de la experiencia”, aseguró Anabella Pasqualino, Partner Manager en plataformas de videojuegos en IMS (Internet Media Services).

De hecho, la publicidad en los e-sports ha crecido con los años y las estrategias de marketing han copado este nicho. Marcas como Coca Cola, Movistar o Red Bull se han posicionado a través de colaboraciones con influencers, como patrocinador de un club oficial, apoyando a los jugadores profesionales, publicitando en sus plataformas streaming o creando experiencias de usuario satisfactorias, alejadas de los anuncios intrusivos.


InStoreView 28 de enero, 2021

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario