InStoreView Blog InStoreView Blog

Errores en la gestión de alimentos que cuestan caro


Buenas Prácticas

La creciente influencia del Canal Moderno en los hogares peruanos ha generado nuevos retos para la industria en relación a la gestión y logística.

En esta pandemia se ha revelado la gran importancia que tienen los supermercados a nivel mundial, como principal lugar donde se abastecen las familias, debido a la comodidad, calidad de atención y variedad de productos, seguridad y modernización que tiene su servicio.

Y aunque en Perú, solo un tercio de los compradores señala a los supermercados como el lugar habitual donde realiza sus principales compras, lo cierto es que en el último tiempo el Canal Moderno ha ido ganando terreno en las preferencias de los consumidores.

De acuerdo a un reporte de Kantar Wordpanel publicado en julio del 2019, los establecimientos de venta modernos han sido responsables del 88% del crecimiento generado en el consumo básico entre abril del 2018 a mayo del 2019, con un alza de 2.8%.

Esta nueva tendencia ha generado que la industria haya mejorado sus estrategias dentro de la logística y esté potenciando su gestión de stock para incrementar sus ventas. De acuerdo a un estudio realizado por GS1 Perú, el Faltante de Mercadería en Góndola (FMG) está situado en un 3.4%, aunque los esfuerzos se orientan para la disminución de esa cifra.

De acuerdo con Mary Wong, Gerente General adjunto de GS1, reducir en tres puntos el FMG permite mejorar las ventas del retailer y sus proveedores en, al menos, 1%. Las estrategias apuntan a establecer prácticas colaborativas con sus proveedores, perfeccionar las bases de datos e incluso delegar el manejo del inventario al proveedor, aseguró la especialista.

Según el estudio, entre las causas del FMG está la diferencia entre los inventarios del proveedor y el retailer (39.87%) y que la mercadería permanezca en la trastienda (39.22%). En ambos casos, la mayor responsabilidad operativa recae en la cadena de supermercados (91.87%) y en menor frecuencia, en los proveedores (8.13%).

“En la tienda pueden pensar que tienen un producto en inventario cuando en realidad físicamente no está, no hace un abastecimiento y eso genera las diferencias y quiebres de stock. Tanto el retailer como el proveedor tienen información de productos, pero las bases de datos no son compartidas. El proveedor puede tener un código de barras de un producto, pero cuando lo cruza con el del supermercado es diferente”, afirmó Wong a Semana Económica.

 

Errores que cuestan caro

Sin embargo, la ausencia de productos en la góndola no es el único problema que debe enfrentar la industria para incrementar sus ventas y minimizar las pérdidas. A eso se le suma el coordinar de manera efectiva la entrega de productos por parte del proveedor a la cadena, potenciar las circulación de aquellos alimentos de rápida caducidad y contar con un inventario actualizado de manera constante.

De acuerdo a Antonio Iglesias, especialista en logística y cadena de suministro, entre los principales errores que comete la industria respecto a la gestión del stock se centran en que “fundamentalmente los stocks terminan estando descompensados, los productos con menos movimiento se quedan en stock, lo que genera un costo importante en obsoletos, en caducidades, en mermas”.

Otro de los puntos que el experto considera que los negocios deben tener en cuenta es la importancia que tiene la previsión y planificación para evitar pérdidas en el futuro. “No hay previsión de ventas, se trabaja con datos históricos. Hay que tener claro que lo que pasó hace un año no tiene por qué volver a pasar”, explicó.

Finalmente, Iglesias indica que el tercer error es “la falta de control, de seguimiento de los indicadores, para ir de manera continua estableciendo líneas de mejora”.

En ese sentido, de acuerdo a un reciente estudio de la firma de servicios profesionales EY en conjunto con la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), las pérdidas por este concepto en el 2016 ascendieron a 1,800 millones de euros, correspondiendo a un 0.82% de la facturación de las empresas minoristas.

Por otro lado, el reporte señaló que un 19% de los casos que originaron pérdidas en el sector se debían netamente a errores administrativos. En ese sentido, la perecibilidad de los alimentos y el factor tiempo, son importantes elementos a considerar para llevar a cabo una adecuada gestión de los stocks, que a la larga, pueden evitar grandes pérdidas.

 

Ventajas de una correcta gestión

Frente a esta problemática, la consultora de retail española Globalkam destaca las tres ventajas que reporta una adecuada gestión de inventario a un negocio minorista:

  • Evita el deterioro: si vendes productos perecederos, como alimentación o cosmética, existe la posibilidad real de arruinarse si no lo vendes a tiempo. Por eso, una administración sólida del surtido, te ayudará a evitar desperdicios innecesarios.

  • Evita el stock muerto: las existencias muertas son productos que ya no se pueden vender, pero no necesariamente por estar caducadas sino que pueden estar fuera de temporada, obsoletos o pasados de moda. Al administrar mejor el inventario podrás evitar estas pérdidas.

  • Ahorro en costes de almacenamiento: el almacenamiento, a menudo supone un coste variable, lo que significa que fluctúa según la cantidad de producto almacenado y la cantidad de días que permanece en ese estado. Cuanto más tiempo está un artículo en un estante sin ser vendido, más cuesta al negocio. Una buena administración de inventario da como resultado que los artículos pasen menos tiempo en el almacén, antes de ser vendidos y esto se traduce en una reducción de los costes.

Lo más importante, es que muchos de los problemas ocasionados por una inadecuada gestión podrían evitarse con la ayuda de herramientas de gestión que contribuyan a optimizar los procesos. Los avances tecnológicos permiten que el uso de datos y el desarrollo de estrategias basadas en el análisis inteligente de estos, puede traer grandes beneficios a las empresas, sobre todo, en contextos como los que se viven actualmente, donde la toma de decisiones es vital para sortear con éxito la crisis económica provocada por la pandemia.

Una plataforma moderna, intuitiva y que entregue la información en tiempo real es fundamental para entender el funcionamiento de la industria, encontrar correlaciones en las tendencias y buscar la mejor manera de satisfacer las necesidades del consumidor final.



Isabel Arrieta 19 de junio, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario