InStoreView Blog InStoreView Blog

¿De qué forma el Coronavirus cambiará a los supermercados?


Noticias y Tendencias

Los expertos creen que los efectos de esta pandemia se extenderán a largo plazo, incluso, modificando la noción que existe sobre el canal moderno. 

La crisis provocada por el COVID-19, que ya contabiliza casi 1 millón 900 mil contagiados y ha provocado la muerte de más de 110 mil personas a nivel mundial, está provocando que la ciudadanía cuestione ciertos hábitos de la vida cotidiana, los que han sido alterados en las últimas semanas, a raíz del confinamiento forzoso que han dispuesto los gobiernos en gran parte del planeta.

En el último tiempo, los analistas han declarado que esta pandemia traerá consigo un nuevo escenario global, no solo en el tema de la economía, sino que también las propias personas experimentarán un cambio de mentalidad, lo que va a repercutir en sus hábitos de compra, planteando nuevos retos a la industria, en su necesidad de adaptarse a los requerimientos de los consumidores.

En estas tres semanas en las que varias zonas del país han estado bajo cuarentena, se comienzan a vislumbrar ciertas tendencias en las industrias de alimentos y supermercados, que podrían ser la antesala de un nuevo comportamiento de los compradores, y que, se presume, permanecería tras superar la etapa crítica del Coronavirus.

Aunque en Chile, el escenario aún es prematuro para asegurar el rumbo que podría tomar el retail de alimentos, existen cuatro áreas que podrían cobrar mayor relevancia para los consumidores en el futuro, por lo que es fundamental que tanto proveedores como supermercados puedan informarse y anticiparse, y así, continuar siendo competitivos.

 

¿El fin de los supermercados como instancia social?

Una de las mayores pruebas que impuso el COVID-19 a los países de América Latina, fue la norma del distanciamiento social. Por idiosincracia, los chilenos estaban acostumbrados a tener un trato cercano en cualquier tipo de circunstancia. Pero, debido a la rápida propagación del Coronavirus, los besos en la mejilla y saludos de mano se comenzaron a erradicar, con el fin de proteger la propia salud.

Esas medidas de autocuidado, sumado a la distancia de un metro o más entre una persona y otra, se han convertido en una norma en las últimas tres semanas, las que se observan con mayor frecuencia a la hora de ir al supermercado. A eso se le agrega la solicitud de las autoridades, respecto a que solo un miembro de la familia haga las compras, limitando las salidas para este propósito a solo dos veces por semana.

Por su parte, las principales cadenas chilenas tomaron la decisión de limitar el acceso de los supermercados en bloques que no superan las treinta personas, con especial énfasis en evitar las aglomeraciones en las cajas, además de estimular el uso de tarjetas en vez del pago en efectivo e incentivando el uso de las máquinas de autoservicio, con el propósito de resguardar la salud de trabajadores y clientes.

La limitación del contacto humano en el punto de venta podría convertirse en una conducta permanente en el futuro, y tendría como consecuencia el fin del supermercado como una instancia social, transformándose en el inicio de la optimización del tiempo que las personas le dedican a la compra de alimentos.

 

Más preocupación por la higiene

Otra de las conductas que podrían intensificarse tras el COVID-19, es la preocupación por la higiene de los supermercados. Ya en épocas pre-Coronavirus era un ítem importante dentro de la experiencia de compra, en donde un 48% de los consumidores declaró irse del establecimiento si estaba sucio.

Es muy probable que este porcentaje se incremente luego de la crisis, e incluso, podrían sumarse más exigencias por parte de los compradores, como la sanitización de los carros y canastas tras su uso, o la instalación de dispensadores de alcohol gel a la entrada del punto de venta.

A eso se le suma la precaución de usar mascarillas y guantes en cualquier circunstancia que conlleve un contacto más cercano de lo permitido. En ese sentido, es probable que este comportamiento prevalezca, ya que la gente será más consciente sobre la forma en que se transmiten las enfermedades.

No solo en la sección de frutas y verduras o panadería será mal visto que las personas tomen los productos con sus manos, sino que esa precaución podría extenderse a otras secciones del establecimiento.

 

Mayor protagonismo de la compra online

En medio de esta emergencia sanitaria, Chile experimentó un crecimiento explosivo en la compra online en supermercados. De acuerdo al último informe de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), las ventas online del comercio registraron un incremento de un 119% en la última semana de marzo, respecto al mismo período del año pasado.

Según la información recogida por Transbank, el comercio electrónico subió de un 6 a un 13% en las ventas totales del retail durante el mes de marzo. Entre las categorías que más crecieron en las ventas destacan alimentación, donde las ventas online de los supermercados experimentaron un alza de un 65,4% respecto al mismo mes del año pasado.

"Rubros que tradicionalmente vendían de manera presencial como supermercados y las farmacias, vienen mostrando tasas de crecimiento muy grandes, y obviamente esto tiene que ver con las restricciones que se han generado en el movimiento de las personas y las necesidades de abastecerse", explicó Ricardo Blumel, gerente de Márketing y Estrategia de Transbank a Emol.

El aislamiento causado por el coronavirus ha provocado que gente ajena a lo digital sí o sí esté obligada a comprar en un canal con el que no está familiarizada, lo que abre una oportunidad gigante para las empresas, opinan los analistas. Todo depende de la experiencia que se le entregue a los consumidores, ya que si es positiva, ganan a un nuevo cliente después de la pandemia; pero si es negativa, se arriesgan a que nunca más vuelvan.

Así lo expresó Miguel Pochat, socio de Deloitte y experto en la industria de consumo al diario La Segunda, “en Chile hay un desafío. Muchos usuarios han tenido malas experiencias con el comercio online por los problemas que han tenido por las altas demandas estas semanas. Si en Chile hubiéramos tenido todos una experiencia como la de Amazon, todos nos habríamos cambiado al e-commerce, pero no ha sido así. Aún no se pierde la oportunidad, pero tiene que ser mejor”.

El COVID-19 puso a prueba el canal online de los supermercados, en relación a los tiempos de despacho y el funcionamiento logístico en general, pero apenas han logrado superar la prueba. Esto plantea un gran desafío para el futuro: fortalecer el canal online para que tenga la misma inmediatez que la compra en el canal moderno.

 

Alimentos anti-pandemias

El Coronavirus es una enfermedad muy contagiosa y de fácil transmisión, y que suele tener peores efectos en personas inmunodeprimidas, por lo que mantener las defensas altas para enfrentar el COVID-19 ha cobrado gran importancia entre los consumidores.

En ese sentido, una investigación de Kerry sobre salud productiva que se realizó previo al COVID-19, indicó que el 40% de los shoppers ya estaban recurriendo a alimentos y suplementos nutricionales para fortalecer el sistema inmunológico. Según un reporte de la plataforma JungleScout, en las últimas semanas, Amazon tuvo 21.471 búsquedas más de lo habitual para Emergen-C, una conocida marca de vitamina C, ya que en las tiendas y farmacias se estaba agotando.

Pero además, la cuarentena ha provocado un interés más profundo en propiciar mejores hábitos de sueño, controlar el peso y manejar el estrés, los consumidores se han enfocado en buscar alimentos que contribuyan a conseguir ese bienestar.

La preocupación por la salud física y mental, debido a las repercusiones que tiene en las defensas del organismo, es un comportamiento que se podría prolongar en el tiempo, lo que ofrecería una oportunidad para la industria de alimentos de innovar en esa materia, con el fin de adaptarse a esas nuevas necesidades de sus clientes.

 


Isabel Arrieta 13 de abril, 2020

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario