InStoreView Blog InStoreView Blog

Cómo implementar la omnicanalidad sin desaparecer en el intento


Business Intelligence

Un reciente informe de McKinsey señala que aquellos minoristas que conecten con sus consumidores superarán la crisis. Implementar una estrategia omnicanal es clave para lograrlo. 

La omnicanalidad fue una de las tendencias más importantes del 2021 y todo parece señalar que lo seguirá siendo el 2022. Pese a que la pandemia cada vez se ve más lejana, sin duda alguna el Coronavirus fue un poderoso impulso de cambio para la industria. 

Según uno de los más recientes reportes de McKinsey, los minoristas que logren superar la crisis serán aquellos que logren conectar con los consumidores. Y eso se logrará a través del uso de la tecnología, la omnicanalidad y la tienda física. 

“Estamos entrando en el mundo de “phygital”, físico y digital al mismo tiempo , donde no hay un mundo físico o digital en el comercio minorista, sino uno completamente conectado”, explicó Eric Hazan, socio director de la consultora, en "Compras omnicanal en 2030".

Y aunque la implementación de una estrategia basada en lo omnicanal pueda parecer un territorio reservado para las grandes empresas o multinacionales, lo cierto es que, aunque tu empresa sea grande, pequeña o mediana, puedes adoptar la omnicanalidad, con el fin de mejorar la experiencia de compra de tus clientes e incrementar tus ventas. 

Después de todo, la omnicanalidad plantea una fusión total de los distintos canales de venta, que permite que los usuarios tengan una experiencia global totalmente integrada desde cualquiera de ellos. En ese sentido, una estrategia de tipo omnicanal contempla y da solución al hecho de que un cliente varíe de un canal a otro a lo largo de su viaje de compra, propiciando que tenga una experiencia fluida de principio a fin. 

 

Tres pasos para implementar una estrategia omnicanal

Como lo mencionamos anteriormente, no es necesario ser una gran empresa o tener grandes cantidades de dinero para poner en marcha una estrategia de este tipo en tu empresa, sino que más bien, para hablar de omnicanalidad en todo el sentido de la palabra, debe existir coherencia entre tus distintos canales de venta, para que tu consumidor final sea quien decida cómo accede y se relaciona con tu marca. 

Sin embargo, lo más probable es que te preguntes ¿de qué manera implemento la omnicanalidad sin que mi negocio desaparezca en el intento? Acá te explicamos en tres pasos cómo puedes adoptar esta estrategia para mejorar la relación con tus clientes y potenciar tus ventas: 

  1. El pilar de la omnicanalidad es el cliente: en los últimos años, se ha incrementado el conocimiento de los consumidores, lo que los ha vuelto sumamente exigentes. Tanto millenials como Gen Z son clientes empoderados y muy conscientes de sus derechos, por lo que si no reciben un trato o experiencia que ellos califiquen como “adecuada”, es muy probable que no regresen más a una tienda. Por lo mismo, tu empresa debe tomar conciencia de este nuevo escenario y adaptarse a este nuevo consumidor, a través de la mejora de la experiencia de compra y a partir de ahí, ir adoptando nuevas tecnologías. 

  2. Potencia la comunicación entre tu tienda física y la online: como lo mencionamos en el punto 1, el cliente final y su satisfacción es el pilar en el que se cimienta una estrategia omnicanal, por lo que es fundamental que ellos puedan decidir dónde, cómo, de qué manera y cuándo completan el proceso de compra. Uno de los nuevos hábitos que reforzó la cuarentena fue que los shoppers busquen información online de los productos que les interesa para concretar la compra de manera presencial. Incluso, es muy probable que vean el producto en vivo, pero decidan adquirirlo vía web, para luego pedir el retiro en tienda. Independiente de la ruta que tu cliente escoja, el rol que cumple tu compañía es allanar el camino. En otras palabras, entrégale el mando a tu comprador para que él defina la manera en que quiere relacionarse con tus productos. 

  3. Usa la tecnología para integrar la data: y para terminar, pero no por eso es menos relevante, el uso de tecnología es primordial para una ejecución omnicanal de excelencia. Sin embargo, no solo nos referimos al uso de inteligencia artificial o robots para darle una mejor experiencia de compra a tus consumidores, sino también a usar herramientas de gestión que te permitan procesar los datos que obtienes desde distintas fuentes para convertirlos en información de valor que faciliten la toma de decisiones. En ese sentido, uno de los grandes dolores de las compañías que venden en varios canales es lograr gestionar el stock de manera efectiva, pero existen plataformas que te pueden ayudar con esa compleja labor. En América Latina puedes contar con InStoreView, una herramienta de gestión de sell out que se ha consolidado como la líder en su tipo en la región, con más de 150 clientes, entre los que podemos mencionar a Genomma, Nestlé y 3M.

    Para conocer cómo podemos ayudar a visualizar las oportunidades de tu empresa, puedes comunicarte con nuestros expertos para que en una reunión te aclaren todas tus dudas.

 


Isabel Arrieta 4 de noviembre, 2021

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario