InStoreView Blog InStoreView Blog

¿Cómo disminuir el desperdicio de alimentos? Así lo hacen algunos grandes del retail


Business Intelligence

Muchas marcas y proveedores importantes se están comprometiendo a reducir la cantidad de alimentos que se tiran a la basura.   

Es una estadística que no suele utilizarse con frecuencia, pero si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería la tercera fuente más grande de emisiones de gases de invernadero, solo siendo superado por Estados Unidos y China.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), cerca del 30% de los alimentos a nivel mundial no se cosechan o son desperdiciados en algún punto de la cadena de suministro, lo que representa hasta el 8% de las emisiones globales de efecto invernadero. 

Por este motivo, evitar el desperdicio de comida se ha transformado en una preocupación de carácter mundial. No solo por las repercusiones económicas que este problema significa para las empresas, sino también por el impacto que tiene en el medio ambiente. Por este motivo, muchas marcas y proveedores importantes se están comprometiendo a reducir la cantidad de alimentos que se tiran a la basura.

Y aunque la mayor parte del desperdicio se produce por parte de los consumidores, con un 70% versus el 3% del que se produce en el comercio minorista, debido a factores tan diversos como un cálculo incorrecto de las porciones, fechas engañosas de vencimiento, falta de experiencia culinaria o mal almacenamiento de alimentos; lo cierto es que las empresas están comprometidas a investigar formas de cambiar los hábitos de los consumidores y a hacer que los alimentos duren más.

Entre las medidas que las compañías y supermercados están adoptando para lograrlo están: la búsqueda de mejores técnicas de almacenamiento, nuevos tamaños de productos, empaques diseñados para aumentar la duración de los alimentos, etiquetados más claros y consejos sobre almacenamiento y uso de sobras. 

Por ejemplo, en el Reino Unido, el minorista Sainsbury's brinda consejos para el almacenamiento de productos en sus tiendas y en su sitio web, mientras que Asda aplica una promoción para varios artículos, y de esta forma, los clientes evitan comprar mucho de un producto que se va a estropear.

 

Marcas que innovan por el medio ambiente

Una serie de marcas se comprometieron a innovar en este aspecto, consiguiendo introducir nuevos productos en el mercado, repensar la cadena de suministro, fomentar el reciclaje, entre otros, que han permitido mitigar la pérdida de productos de alta rotación y perecibilidad.

  1. Hellmann’s, un ketchup más verde: hasta hace unos años, los más grandes productores de ketchup tenían una regla: si el tomate no era rojo, no era apto para su transformación. Sin embargo, este modelo  de producción implicaba el descarte de hasta un 10% de la cosecha. Por este motivo, en el 2017, Hellmann’s decidió cambiar el paradigma y su proveedor de tomates en España adaptó su protocolo para que tomates rojos y verdes pudieran procesarse juntos. El resultado final de esta medida fue que nació un nuevo producto, Hellmann's Red and Green Tomato Ketchup, que se lanzó en abril de ese año con gran aceptación entre los fanáticos de este aderezo, y además logrando evitar el desperdicio de 2,5 millones de tomates al año.

  2. Wtrmln Wtr, lo importante es el interior: la empresa de jugos de sandía prensado en frío Wtrmln Wtr nació cuando los fundadores se enteraron que cientos de miles de sandías se pudrían en el campo, debido a que la fruta no respondía a los estándares para su venta en supermercados, decidieron crear un producto que ayudara a evitar ese desperdicio. En la actualidad, el jugo se ha convertido en uno de los más populares en su tipo y la compañía que lo desarrolló experimenta un crecimiento de un 30% al año.

  3. Maggi enseñó a usar las sobras: la popular marca de sopas, condimentos y aderezos de Nestlé, realizó en Grecia un experimento social denominado Maggi Change Your Taste, el que mostró a las personas cómo se pueden utilizar los restos de comida para crear deliciosas recetas en vez de botarlos a la basura. La campaña llegó a 2,5 millones de personas, y tuvo un impacto positivo en la consideración de los consumidores por la marca, al alentarlos a ser creativos a la hora de evitar el desperdicio de comida. 

 

Cuatro consejos para evitar la pérdida de productos

Además de adherir a las exitosas iniciativas de las marcas, es posible adoptar una estrategia para ayudar a los proveedores del retail o canal moderno a reducir el desperdicio de alimentos, que a la vez puede contribuir a gestionar los desafíos competitivos y estratégicos al conectarse con las necesidades y deseos de los clientes de nuevas formas.

  1. Actualiza los sistemas de inventario con la última tecnología: los avances en software y automatización permiten que la gestión de inventario abarque más SKU’s y productos. En ese sentido, invertir en nuevas tecnologías puede reducir el exceso de inventario y la cantidad de productos perecibles que finalmente se desperdician. Contar con una buena herramienta de gestión le permitirá evitar el sobrestock y por ende, reducir las pérdidas por caducidad.

  2. Ayuda a tus socios estratégicos en la cadena de suministro: quienes producen alimentos para la venta en retail pueden compartir ciertos datos con sus propios proveedores que puedan ayudarlos con sus planes de producción y evitar la sobreproducción. Además, pueden compartir conocimientos y técnicas que mejoren la productividad para ayudar a los agricultores a aumentar su eficiencia y mejorar la calidad de sus insumos.  

  3. Incentiva las buenas prácticas para evitar el desperdicio: los grandes minoristas de alimentos pueden desempeñar un rol de liderazgo en este tema, inspirando a los fabricantes de alimentos a que eliminen el etiquetado “fecha de vencimiento” por “mejor si se consume antes de”, ya que de esta manera incentiva a los consumidores a aprovechar de mejor manera el potencial de los productos que están en góndola.

  4. Sé un aliado de los consumidores: el desperdicio de alimentos por parte de los consumidores ha crecido debido al aumento de sus ingresos. En el caso de los más jóvenes, la falta de tiempo les juega en contra a la hora de sacarle partido a las sobras. El cambio de hábitos es un esfuerzo de largo plazo, pero quienes trabajan como proveedores de retail pueden desempeñar un rol fundamental a la hora de educar a los consumidores para reducir el desperdicio de comida en sus hogares. 

 


InStoreView 6 de mayo, 2021

No nos pierdas la pista.
Suscríbete a nuestras actualizaciones en tu mail

Deja tu comentario